“Pensé que mi carrera duraría 40 minutos, ya llevo 40 años y sigo contando”: Gilberto Santa Rosa
El titulo es:“Pensé que mi carrera duraría 40 minutos, ya llevo 40 años y sigo contando”: Gilberto Santa Rosa
Anuncio
aldia_web

Vas por aquí

Anuncio
Foto detalle: 
aldia_web
Jonathan Díaz Cárdenas

“Pensé que mi carrera duraría 40 minutos, ya llevo 40 años y sigo contando”: Gilberto Santa Rosa

99

El ‘Caballero de la Salsa’ habló con AL DÍA sobre su trasegar en estas cuatro décadas musicales.

Edificar una carrera sólida durante cuatro décadas, ha sido un reto titánico al que el salsero Gilberto Santa Rosa le puso el pecho. Hoy producto de esa labor promociona por diversos países el álbum en vivo 40…Y Contando En Vivo Desde Puerto Rico, el cual condesa lo mejor de su repertorio. 

Esta producción que encapsuló toda la atmóssfera que se vivió la noche del 17 de febrero del 2018 en el Coliseo de Puerto Rico, es una producción con la que el denominado ‘Caballero de la Salsa’ quiere volver a hacer historia con un álbum de este tipo, tal como lo hizo en el exitoso Carnegie Hall (Nueva York-EE. UU.) hace 24 años.

En dialogo con AL DÍA ‘Gilbertito’ Santa Rosa, no solo habló de lo especial que ha sido hacer este disco, sino también de los momentos dulces y amargos que ha vivido en todo este tiempo. Uno de los más duros los vivió en Barranquilla tras fracasar en su primer concierto en nuestro suelo, y pese a que cualquiera quisiera borrar de su mente este capítulo, él lo recuerda como algo anecdótico que le dio pie para ser más fuerte en la búsqueda de sus sueños. 

También recordó a sus grandes amigos y maestros, algunos de ellos hacen parte de este CD que considera una verdadera pieza de colección.

En 1995 hizo historia con el álbum En Vivo Desde El Carnegie Hall, del cual en Barranquilla no dejan de sonar Perdóname, Sin voluntad y Vivir sin ella ¿Qué recuerdos tiene de esta producción?

Te cuento que el primer recuerdo tengo de esa producción en vivo es que no quería hacerla, tenía mucho miedo de producir un álbum en vivo por el riesgo que existía, ya que el mínimo error técnico podría dañar toda la inversión. También si yo fallaba obviamente el producto se venía abajo, entonces era doble la presión que existía, pero afortunadamente se logró un buen trabajo en un escenario tan mítico como lo es la sala de conciertos del Carnegie Hall ubicada en pleno corazón de Manhattan.

Para mí sorpresa, porque te reitero no le tenía mucha fe al disco, comenzaron a pasar cosas increíbles, comenzando porque fue el disco que me abrió las puertas para entrar al mercado colombiano, uno de mis favoritos por el cariño que me profesan los amantes de la salsa. Así que de todas mis preocupaciones me llevé una feliz equivocación y una gran lección. De hecho hace poco (2016) le hicimos una celebración de 21 años a ese disco y regresamos a ese mágico lugar para recordar ese momento tan especial de mi carrera con mis seguidores. Para mí ese es sin duda uno de los momentos más memorables de mi vida musical.

Uno escucha de ese álbum temas como Perdóname y con los soneos que usted hizo se extiende hasta ocho minutos, es algo que volvió más especial el tema

Bueno esa es otra de mis felices equivocaciones porque yo me cuestionaba que el tema quedó muy largo y ¿quién rayos iba a poner eso en la radio?, pero fíjate que la programó todo el mundo y me regalaron así uno de los clásicos de mi repertorio, porque yo a donde quiera que vaya tengo que hacer esa versión como la gente la conoce. Le he seguido improvisando cosas, pero el público queda feliz con lo que hice en el Carnegie Hall. Lo que la gente quizás no sabe es que eso yo lo improvisaba todas las noches y me salía diferente, hasta que publiqué el disco me tuve que ceñir a lo hecho en el Carnegie Hall, así que ese es otro raro fenómeno de ese álbum. 

Recuerdo que recién salido el álbum viajé a Bogotá y cuando iba en el taxi (del aeropuerto rumbo al hotel), el conductor me miraba y se cuestionaba ‘será o no será Gilberto’. Entonces en vez de preguntarme o cantar alguna de las canciones comenzó a decirme todas las anécdotas que yo cuento en el disco, así que eso de verás lo convierte en algo muy especial y ahora regreso con este álbum en vivo para celebrar mis 40 años de carrera, espero que tenga la misma aceptación de lo que hicimos hace tiempo.

Ahora lanza otro álbum en vivo 40…Y Contando En Vivo Desde Puerto Rico ¿cómo vivió esa noche y cómo ha sido la aceptación de este trabajo?

Pues fue muy interesante y agradezco mucho a los países que le han abierto la puerta a mi música, pero este disco debía hacerlo en Puerto Rico donde nací, me crié y aún vivo. Eso quiero decir que los boricuas me conocen desde que era un niño cantante, así que en este concierto que hicimos en el Coliseo de Puerto Rico pude recrear todas las etapas de mi carrera a través de la música que se interpretó. Fue una noche que describo como mágica, porque quedó registrada esa atmósfera, los aplausos del público y todo el sabor salsero de nuestra isla.

Ahora la música se promueve por los medios digitales y redes sociales y a través de estos canales he podido tener una retroalimentación bastante positiva. Este disco tiene la peculiaridad y perdón por la inmodestia, pero recrea al igual que aquella noche en el Carnegie Hall, ese ambiente que tanto le gusta al amante de la salsa.

Tuvo invitados de lujos como Tito Nieves, Víctor Manuelle, Luis Enrique y Eddie Santiago ¿Cómo es su relación con ellos?

Así es tuve la dicha de tener unos invitados de lujo, todos son muy especial y están muy ligados a mi carrera. Quisimos pasearnos por varias décadas de mi vida y por eso era necesario sonar esa música que grabé en mis primeros pasos, contar con Don Perignon, Mario Ortiz y Tommy Olivencia. Pude tener en tarima a Mario Ortiz Jr., Tommy Olivencia Jr. y Don Perignon que me acompañó desde niño a hacer música a nivel aficionado, ese fue mi primer maestro.

También tuve a Willie Rosario quien es uno de los músicos que más me ha aportado, creo que haber hecho parte de su orquesta fue mi graduación a nivel profesional. Por fortuna cuadramos agenda y también pude contar con Tito Nieves, Víctor Manuelle, Luis Enrique y Eddie Santiago, con ellos recreamos la década de los 80’ cuando sin planificarlo nos lanzamos todos como solista. A ellos los quiero como hermanos, porque le mostramos al mundo que la salsa romántica también era capaz de conquistar cualquier plaza.

Con Víctor Manuelle comparte el récord de más álbumes en el número uno en la lista tropical de Billboard ¿qué opinión le merece el talento de Víctor?

Víctor Manuelle es familia para mí, es una parte muy importante en mi carrera a pesar de que tiene su propia carrera, nos la llevamos muy bien porque yo soy un hibrido entre los de antaño y los salseros más jóvenes. Además que ambos somos buenos soneros, nos gusta hacer shows juntos cada vez que podemos y de esas improvisaciones hasta se nos ocurren ideas para luego grabar algo. Así que compartir este récord es un verdadero privilegio.

¿Si tuviera que elegir cuatro palabras para resumir estos 40 años, cuáles usaría?

Intenso, feliz, realizado y agradecido.

¿Pensó que su carrera duraría minutos, meses, años o décadas?

Pensé que mi carrera duraría 40 minutos, ya llevo 40 años y sigo contando… digo esto porque cuando salí era muy dura la competencia y yo estaba muy niño, no creí que sobreviviría al medio. Pensé en quedarme en algún grupo haciendo algo de música, pero lo que nunca pasó por mi mente fue llevar una carrera así de intensa y exitosa que ya suma cuatro décadas, esto es un verdadero regalo de Dios.

Si tiene 57 de edad y 40 de carrera, quiere decir que comenzó desde niño ¿Cuéntenos cómo se dio su inicio musical?

Desde los seis años comencé a cantar boleros en la escuela con un amigo que era mi segunda voz y guitarrista. Cuando cumplí 10 años me fui orientando a la salsa porque en la televisión todos los días veía a El Gran Combo y a esa edad con unos amigos del barrio comenzamos a darle a la salsa con Don Perignon. Esa experiencia me permite a los 14 años dar el salto profesional, porque Mario Ortiz me vio cantando con ellos y pensó en mi para grabar un álbum y me dio la oportunidad de poner mi voz.

¿Cuál es el gesto más caballeroso qué ha hecho en su vida? 

Eso del Caballero surgió porque Eddy Santiago, Tito Nieves y los demás de la camada comenzaron a hacer salsa erótica y yo no entré por esa línea , sino que seguí con mensajes muy respetuosos, por eso me bautizaron ‘El Caballero de la Salsa’. Yo no te podría decir un gesto en específico, pero digamos que trato de mantener esa conducta para que la gente me reconozca por eso, yo soy caballero porque eso fue lo que me enseñaron en casa. 

Es uno de los salseros que más colaboraciones realiza con artistas de diferentes géneros ¿tiene algún nuevo feat con algún colombiano?

Una de las primeras colaboraciones que hice fue con Vico C, un gran exponente del rap, me gusta mucho la idea de poder sumar a otros artistas que vienen en crecimiento. Además lo hago para lograr que la salsa sea escuchada mucho por los jóvenes o personas de otras culturas que a través de estos feat logran conocerme. Ya he hecho algo con varios colombianos como Chocquibtown, Pipe Peláez, Guayacán, entre otros. De hecho acabo de estar en Bogotá rodando el video musical de una colaboración que se enterarán en su momento. Pero me place mucho trabajar con artistas colombianos porque sobresalen en todos los géneros. Este tipo de trabajos me gustan porque aprendo y disfruto mucho.

El 6 de diciembre se reencuentra con el público barranquillero en el Centro de Convenciones, esa es una noche muy especial en vísperas a la Fiesta de Velitas que apertura la Navidad ¿Qué representa para usted el público currambero y la Navidad?

Siempre es un honor volver a Barranquilla, la primera vez que me presenté por allá debiera borrarla de mi mente, porque fue un fracaso rotundo, pero no es así, la recuerdo porque no todo ha sido color rosa en mi carrera. En ese momento fue muy angustiante, ahora la recuerdo con mucha simpatía porque en esa ocasión cayó un aguacero y la gente no asistió al concierto, el empresario me llamó al hotel y me preguntó qué andaba haciendo, le respondí que viendo una película y muy jocosamente me dijo pues Gilberto quédate viendo la película porque no vas a cantar esta noche, no hay un alma en el concierto. 
Años más tarde regresé y fue un lleno absoluto. Desde entonces no me han dejado solo, así que espero que este 6 de diciembre festejemos juntos la víspera de la Fiesta de Velitas. A mí me encantan mucho las fiestas navideñas, esta es mi época favorita, veo la vida con mucho más colores, siento que la gente se vuelve más buena y le pido a Dios porque todos los días sean navideños.

Te puede interesar

Compártelo en: