Junior vivió un drama con final feliz
El titulo es:Junior vivió un drama con final feliz
Foto detalle: 
aldia_web
Rafael José Castillo Vizcaíno

Junior vivió un drama con final feliz

15

Aunque jugó mal y estuvo a punto quedar eliminado, avanzó a los cuartos de final de la Copa Sudamericana desde el punto penal. ¡Se sufre y se goza!

Y Sebastián Viera salvó la patria. El uruguayo, que sufrió viendo pasar centros de palo a palo durante buena parte del partido, se acomodó la capa en la definición por tiros desde el punto penal y puso a gozar a los hinchas de Junior atajando el primer cobro de Unión La Calera e impulsando la victoria a través de esa vía (4-2).  

Fue un drama con final feliz para los rojiblancos. Perdieron 2-1 durante los 90 minutos de juego en el estadio municipal Nicolás Chahuán Nazar, pero terminaron celebrando la clasificación a los cuartos de final de la Copa Sudamericana, donde se medirán a otro oponente chileno, el Coquimbo Unido. El duelo de ida concluyó 2-1 a favor de los Tiburones y por eso hubo resolución desde los doce pasos.

El único equipo colombiano que quedó con vida en los torneos internacionales, comenzó ganando apenas a los 25 segundos de juego con un verdadero golazo de Miguel Borja. Sin embargo, el anfitrión, que siempre tuvo la posesión del balón, le dio vuelta al marcador con tantos de Fernando Cordero,  a los 44 minutos, y Juan Leiva, a los 59.

Nadie dijo que sería fácil. Y para nada lo fue. Unió La Calera, segundo en la actual tabla de posiciones del fútbol chileno y verdugo del Fluminense de Brasil y el Deportes Tolima en la Sudamericana, resultó un hueso durísimo de roer.

El partido empezó de forma inmejorable para Junior. La precoz anotación de Borja, un zapatazo sorpresivo desde fuera del área que superó la estirada hacia el lado superior derecho del arquero Alexis Martin, figura del duelo en Barranquilla, amplió las posibilidades de clasificación.

Una anotación de gran factura que ponía al ‘Tiburón’ con la corriente a favor e igualaba la potencial ventaja que podría tener La Calera con el gol de visitante (como tercer ítem de desempate).

Borja, que ya contabiliza siete partidos consecutivos marcando gol con los rojiblancos, aprovechó un pase de Teófilo Gutiérrez para extender su racha anotadora. 

A pesar del golpe que representaba la anotación rojiblanca, La Calera se mantuvo en pie de lucha y con su posesión del balón trató de sembrar zozobra en el campo visitante. No lo logró hasta la agonía del primer tiempo, cuando un rechazo deficiente de Germán Mera ante un centro desde la banda izquierda, le quedó servido a Fernando Cordero. El inquietante jugador remató rasante y preciso para superar todas las piernas junioristas y la custodia de Viera.

El gol inyectó de valentía y energía a la escuadra austral y generaron varios sustos en la portería rojiblanca en los cinco minutos que se adicionaron en la primera etapa.

En el período complementario, el control defensivo que le había permitido a Junior mantener la ventaja 1-0 en gran parte del primero, se derrumbó.

Aunque Teófilo Gutiérrez casi marca el segundo gol en un cabezazo que rescató providencialmente Alexis Martin, los rojiblancos se empequeñecían, mientras Unión La Calera crecía y se animaba mucho más a explotar las bandas y el juego aéreo, en el que que presentaron notables filtraciones. Por esa ruta llegó el tanto que empató la serie y forzó a la definición por penales, un cabezazo al borde del área chica de Juan Leiva.

Luis Amaranto Perea trató de enmendar las falencias en recuperación y sostenimiento del balón con la inclusión de Sherman Cárdenas y Larry Vásquez, pero ambos entraron desatinados. Resultaron más efectivas las sustituciones de Fabián Viáfara y Willer Ditta en lugar de Piedrahíta e Hinestroza. Por lo menos se apretaron las tuercas un poco más en defensa.

No obstante, Junior vivió más angustia que tranquilidad. La Calera se mantuvo como dueño absoluto de la pelota y estaba latente la posibilidad de un gol. Mucho más después de la expulsión de Teófilo Gutiérrez por una entrada fuerte a un rival (daba más para amarilla que para roja).

Fueron eternos los últimos 10 minutos (cinco de los cuales fueron de adición). Junior finalizó con nueve hombres porque Larry Vásquez también vio la roja por una agresión a Thomas Rodríguez.

Afortunadamente en la definición por tiros desde el punto penal reapareció la precisión y Viera se agigantó. Como suele ocurrir con Junior, se sufre y se goza.

Te puede interesar

Compártelo en: