“No nací en cuna de oro, todo se lo debo a mis papás”: Mariana Pajón
El titulo es:“No nací en cuna de oro, todo se lo debo a mis papás”: Mariana Pajón
Anuncio
aldia_web

Vas por aquí

Anuncio
Foto detalle: 
Mariana Pajón dice que disfruta mucho sus triunfos, sobre todo por la forma en que peleó para llegar a ellos.
aldia_web
Redacción ALDIA

“No nací en cuna de oro, todo se lo debo a mis papás”: Mariana Pajón

143

La bicicrosista habló de sus duros inicios en el deporte.

A bordo de un pontón, en pleno corazón de la Ciénaga Grande, el principal complejo lagunar del Magdalena, está Mariana Pajón. Su rostro está maravillado por la fauna y flora que se encuentra en este rincón de Colombia.

La doble medallista olímpica, en diálogo exclusivo con AL DÍA, habló sobre sus inicios en el bicicrós, los sacrificios que tuvo que hacer su familia para sacarla adelante, el caso de extorsión que sufrió y que la obligó a mudarse de Medellín y sobre los objetivos que tiene planteados para Tokio 2020.

Por último, reveló que quiere ejercer alguna profesión ligada a la medicina y que el no poder estar en los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2018 le “dio muy duro”.

P. ¿Cómo vive Mariana Pajón su presente luego de tantos triunfos?

R. Yo vivo muy feliz la verdad. El sueño de cualquier atleta es llegar a la cumbre y hacerlo tantas veces es hermoso. Es algo para lo que uno trabaja. Como cualquier atleta de Colombia tuve que pasar trabajo. Al principio la gente no sabía lo que era el BMX y yo empecé a tener apoyo cuando ya estaba grande, por lo que llegar fue difícil. Mi familia tuvo que mendigar mucho por mí para tener todo lo que tengo ahora.

La gente no me conoce muy bien. No saben de dónde vengo. No tienen idea que mis abuelas son mi modelo a seguir. Mi abuela paterna sufrió mucho porque su esposo falleció y era muy joven y tuvo que vender tortas para salir adelante. Mi papá creció con ese ejemplo y me lo inculcó a mí. Yo no nací en una cuna de oro, simplemente fuimos por una de ellas y ahora puedo darles todo lo que puedo a mis padres.

P. ¿Cuáles son los sacrificios que usted recuerda que tuvo que hacer su familia en sus comienzos?

R. Mi hermano mayor era deportista y tuvo que dejar su carrera por mí. En mi primer Mundial ambos clasificamos, pero solo podía ir uno de los dos porque el dinero no alcanzaba y él decidió terminar su sueño para que yo saliera adelante. Ahora no tengo mánager sino que lo tengo a él que es el que me cuida.

P. ¿Qué es lo más duro que le ha tocado vivir a Mariana Pajón?

R. La gente solo ve cuando nos subimos al podio y nos ponemos la medalla, pero antes de eso se pasan un montón de cosas feas. Me tocó vivir amenazas, comentarios muy feos, pero yo siempre he seguido para adelante y queriendo cumplir mis sueños porque cuando gano algo, gana mi país. El himno de Colombia es el que suena. Mi familia se tuvo que ir de Medellín un tiempo porque sufrimos de extorsión. Eso la gente no lo sabe. Es un camino difícil.

P. ¿Las medallas que ganó en los Juegos Olímpicos son el logro que más disfrutó ganar?

R. En realidad son varios. El primer Mundial que gané en Argentina en el año 2000 fue algo muy lindo y lo que me hizo decidirme a vivir de esto, a ser profesional. Las medallas olímpicas son el sueño de cualquier deportista obviamente. Es algo de lo que me siento muy orgullosa. Cuando ganas no solo provoca llorar... Se te vienen muchas cosas a la mente, todos lo que hiciste, los esfuerzos y sacrificios que has pasado.

P. Si no fuera Mariana Pajón, la bicicrosista, ¿a qué se dedicara en la actualidad?

R. Muy buena pregunta (risas). Yo creo que mi sueño frustrado es no haber estudiado algo relacionado con el deporte o la medicina. En el país no hemos descubierto la fórmula de que un atleta de alto rendimiento pueda estudiar profesionalmente. Lo han hecho algunos y estoy muy orgullosa de ellos, pero en mi caso ha sido muy difícil.

P. ¿Qué hace en sus tiempos libres?

R. Soy muy de la casa. Juego cartas con mis abuelas. Veo series. Me he visto la Casa de Papel, Élite y Distrito Salvaje. Las que están de moda ahorita me las he visto todas (risas).

P. ¿Cuál es la medalla de oro de su vida?

R. Estar con mi familia. Con la lesión que tuve he tomado conciencia un poco más de que necesito más tiempo para mí. He tenido que pausar mi vida porque yo estaba obsesionada con el deporte y descuidé muchos aspectos personales. Ahora hago todo. No tenemos empleada y coger una escoba para mí es algo genial. Mi esposo, que también es deportista y yo, estábamos en un día a día que nos consumía mucho y no nos dábamos cuenta. Por ese lado ha sido bacana la lesión.

P. ¿Quiénes son sus referentes a nivel deportivo?

R. Hay un atleta paralímpico colombiano que es Moisés Fuentes que es mi favorito. Es una excelente persona, increíble en todos los aspectos. También está Caterine (Ibargüen). Soy súper fan de la selección Colombia, no me gusta mucho el fútbol pero me gusta ver a la selección.

P. ¿Con quién ha querido tomarte una selfie y no ha podido?

R. Con Usain Bolt intenté, pero no pude. Cuando uno ve a gente como él se convierte en un súper fan (risas). Con Vettel (Sebastian). Me da pena, pero es así.

P. ¿Qué piensa del hincha colombiano que se la pasa criticando a los deportistas?

R. Yo creo que las personas que critican deberían montarse en una bicicleta y pedalear cinco horas diarias y durante tres semanas completas y ahí vemos. Por ejemplo, nuestros ciclistas son muy buenos.

P. ¿Cómo afrontó el hecho de no haber participado en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla?

R. Me dio demasiado duro. No estar y competir en los Centroamericanos me tumbó, fue duro. Pero cuando llevé la llama fue como ganarme una medalla. Caminaba y tenía las lágrimas afuera por ver el cariño de la gente.

Con informarción de: Luis Rodríguez Soto.

Te puede interesar

Compártelo en: