Tuvo que velar a su hijo en plena calle de Maicao
El titulo es:Tuvo que velar a su hijo en plena calle de Maicao
Anuncio
aldia_web

Vas por aquí

Anuncio
Foto detalle: 
A Ana Leonides Chirrio le tocó llorar su muerto sola y en una de una calle de Maicao, pues no tenía recursos económicos. Cortesía
aldia_web
Redacción ALDIA

Tuvo que velar a su hijo en plena calle de Maicao

1.8K

La madre del joven venezolano asesinado no tuvo recursos para cubrir los gastos fúnebres.

Un joven venezolano de 21 años  que fue asesinado la noche del pasado 9 de octubre en Maicao, tuvo que ser velado en un andén de la residencia donde alquilaba un cuarto porque la dueña de la casa no le permitió a su madre ingresar el cajón.

Ana Leonides Chirrio, la madre de Cleiver Chirrio, afirmó que tuvo que hacerlo así al ver la negativa de la señora y además porque no tenía recursos para llevarlo a una funeraria.

Ella llegó desde Caracas cuando se enteró de la noticia y dijo que tuvo la colaboración de algunos amigos y conocidos de su hijo, quien se dedicaba a vender frutas y verduras en el Mercado de Maicao.

Algunos llevaron velas, flores y varios líderes colaboraron para la compra del ataúd. 

El velorio en plena calle estuvo durante varios días, hasta el domingo 13 de octubre cuando pudo ser sepultado en el Cementerio Colombo Árabe de esa población. A la vez, en deplorable condición, ya que el terreno que le cedieron para la velación estaba lleno de barro por la lluvia caída en esos días.

“Agradezco la ayuda de cada una de las personas que nos apoyaron en Maicao. Me da mucha tristeza las condiciones en que nos tocó sepultar a mi hijo, en medio de un barrizal, eso como madre me tiene triste, pero no puedo hacer más nada”, expresó a quienes la ayudaron.

Dijo que no sabía por qué habían asesinado a su hijo, porque quienes lo conocieron le dijeron que era trabajador y no tenía ninguna clase de problemas.

La Policía informó que Cleiver Chirrio fue asesinado el 9 de octubre hacia las 9:40 de la noche en calle 10 con carrera 17, barrio Centro de Maicao, muy cerca de donde vivía.

Le propinaron cinco impactos de baja y un amigo logró llevarlo hasta la Clínica Maicao, donde llegó sin signos vitales.

Te puede interesar

Compártelo en: