En la cárcel la chica del lamborghini con toda su familia y su ostentación
El titulo es:En la cárcel la chica del lamborghini con toda su familia y su ostentación
Anuncio
Foto detalle: 
aldia_web
Redacción ALDIA

En la cárcel la chica del lamborghini con toda su familia y su ostentación

4.8K

Jenny Ambuila es hija de un funcionario de la Dian en el puerto de Buenaventura, quien fue detenido junto a ella y su esposa.

Ostentar, hacer alarde en redes sociales de ropa y accesorios de marcas exclusivas, joyas, viajes por todo el mundo, y exhibir un lujos carro Lamborghini Huracán Spyder LP personalizado, avaluado en mil millones de pesos, significó para Jenny Ambuila su caída, al igual que la de sus padres. 

Omar Ambuila, padre de la joven, era el jefe del Grupo Interno de Trabajo de Control de Carga de la Dian, en el puerto de Buenaventura, entidad a la que se vinculó hace 27 años. 

Vivía con su esposa Elba Chará y su hija Jenny, de 26 años, sin ningún tipo de ostentaciones en un sector céntrico de Buenaventura. Se movilizaban en una camioneta de color gris como una familia de estrato medio.

En vacaciones viajaban a Miami para descansar, pero en esa ciudad se daban la gran vida de millonarios, especialmente Jenny, quien en 2016 compró el tan comentado Lamborghini rojo. 

La joven comenzó a publicar en sus redes sociales su vida de lujos. Tenía mode los clásicos de la marca Coco Chanel, como un bolso 2.55 en dos colores, cuyo valor individual es de $17.298.600. 

También aparece en varias imágenes sosteniendo una cartera roja tipo Boy, que comercialmente está avaluada en $16.826.820.

Las alpargatas, que según las fotografías en sus redes sociales lucía, pueden costar entre 2 y 3 millones de pesos. Un cinturón marca Hermés que luce Jenny en otras fotografías en Instagram, cuesta $2.377.771, según el sitio oficial de ese accesorio.

Las maletas de viaje, que fueron personalizadas con sus iniciales, y que aparecen en varias de las publicaciones, son de la marca Louis Vuitton. También accesorios como el protector de su pasaporte y el cobertor de su celular.

La muchacha pagó más de un millón de pesos por accesorios como la cubierta del pasaporte, y más de 18 millones de pesos por dos maletas para sus viajes.

Los viajes y los festivales de música son otras de las muestras de opulencia que frecuentemente se daba la estudiante. Según la página oficial del festival de música alternativa Coachella, el pase VIP que adquirió cuesta más de 3 millones de pesos, y quienes ingresan a esa localidad, ubicada en un lateral del escenario principal, tienen acceso a todas las áreas, incluyendo las exclusivas.

Un allegado a la familia aseguró que la familia hace parte de una iglesia cristiana de Cali, y que atribuían su impresionante fortuna a su fe. “En sus discursos en la iglesia siempre le decían a la gente que vieran cómo Dios los había bendecido, por aportar dinero al lugar”.

La caída 

Toda esta fastuosidad fue tenida en cuenta por la Fiscalía para abrir una investigación a fin de establecer de dónde provenía el dinero, con el que esta muchacha se daba la gran vida.

Jenny aseguraba que su padre le compraba lo que ella le pidiera. Sin embargo, era difícil creer que su papá, cuyo sueldo en la Dian no pasaba de los 4 millones de pesos mensuales, pudiera satisfacerla en gustos tan exclusivos. 

Para la Fiscalía el dinero con el que Jenny se daba vida de multimillonaria provenía de los hechos de corrupción en los que estaba involucrado su padre como funcionario de la Dian en Buenaventura. Ómar Ambuila tenía como función avalar lo que entraba o no como mercancía por el puerto. Y según la Fiscalía, Ambuila y Emilson Moreno Granja, el otro detenido y funcionario del Grupo de Control de Carga de la Dian, al parecer, dejaban pasar mercancía de contrabando a cambio de millonadas coimas.

Jenny, sus padres y dos personas más fueron detenidos el pasado viernes y presentados ante un juez por los delitos de lavado de activos, favorecimiento al contrabando, enriquecimiento ilícito y concierto para delinquir. Parte de las pruebas que las autoridades tienen en este caso son las fotografías que la joven compartía en sus redes sociales,  y que evidencian el costoso estilo de vida que llevaba en Estados Unidos. 

La joven asegura que gran parte de los recursos con los que compraba sus lujos provenían de su trabajo como youtuber, sin embargo en esa red social no aparece una cuenta que así lo ratifique. 

Te puede interesar

Compártelo en: