¡Policías lo hirieron al confundirlo con un bandido!
El titulo es:¡Policías lo hirieron al confundirlo con un bandido!
Foto detalle: 
aldia_web
Redacción ALDIA

¡Policías lo hirieron al confundirlo con un bandido!

96

El agredido continúa en el hospital Julio Méndez Barreneche.

Recuperándose de las graves lesiones causadas por patrulleros de la Policía Metropolitana, se encuentra internado Camilo Andrés Blanco Arregocés en el hospital Julio Méndez Barreneche, donde fue intervenido quirúrgicamente tras ser herido de bala por los uniformados, cuando dispararon contra la moto en la que iba como parrillero, al confundirlo con un delincuente.

El hecho ocurrió el lunes primero de marzo, alrededor de las 5:00 de la mañana en el barrio Villa del Carmen, cuando Blanco, de 20 años, regresaba con unos amigos a su casa después de haber departido en una fiesta y no acataran la orden de alto de los policías.

De acuerdo con Hernando Palacio Toledo, abogado del lesionado, los patrulleros fueron informados de un robo en un barrio retirado del lugar cuando los jóvenes pasaban en unas motos, contra los que dispararon pensando que eran los supuestos ladrones.

“Cuando le disparan y lo impactan, Camilo se tira de la moto y los uniformados lo comienzan a golpear en el suelo; cuando se dieron cuenta que había una cámara de una ferretería lo esconden tras un tanque de basura, pero horas después otros policías fueron al local y pidieron las grabaciones de seguridad, las cuales nos fueron posteriormente negadas”, comentó el abogado, quien catalogó este acto como un abuso de la fuerza y de la autoridad.

Mal herido, Blanco fue llevado al mencionado centro asistencial, donde lo operaron después que el proyectil entrara por el pulmón, saliera por la clavícula y rebotara hacia un dedo de su mano.

Captura ilegal

Según los familiares de este joven estudiante de maquinaria pesada, Blanco fue detenido por los policías en el hospital ponerle un arma traumática, que ni siquiera servía, captura, que fue declarada como ilegal por la Fiscalía

Además, supuestamente quisieron aprovechar que estaba dopado tras salir del quirófano, para hacerlo firmar un acta de buen trato y otro documento en el que aceptaba el hallazgo del arma. 

Te puede interesar

Compártelo en: