Al joven lo encontró la comunidad con heridas y golpes.
Al joven lo encontró la comunidad con heridas y golpes.Cortesía
¿Qué Pasa?

A machete y golpes matan a reciclador

El hallazgo del cadáver se registró ayer lunes en el barrio Nueva Esperanza, Soledad. Es el segundo crimen perpetrado en el mismo lugar.

Compartir en:
Por: Stefanny Padilla Olmos

Yoreine José Rodríguez Vásquez salió de su casa en el barrio Cachimbero, de Soledad, según sus familiares, a cumplir  con los oficios de reciclaje. En la mañana de este lunes, su cuerpo lo hallaron lleno de sangre, golpes, y heridas, en un basurero de una zona enmotada del barrio Nueva Esperanza de la misma población.

Leer más: ‘Plan padrino’ con 1.000 policías para la seguridad de buses

El joven, de 22 años, de acuerdo a lo relatado por una tía, murió por las heridas que le fueron propinadas con un machete y objetos contundentes. La escena mortal era bastante desgarradora.

Los residentes de la calle 77A con carrera 4A, sitio del hallazgo, no escucharon, ni observaron nada, solo a las 5:45 de la mañana cuando se percataron que una persona estaba tendida en medio de la basura, sin signos vitales.

Rodríguez Vásquez tenía tres días de haber salido de su domicilio. “El sábado fue la última vez que lo vimos. Llegaron avisarle al hermano que vive cerca de los hechos, de inmediato llamó a decirnos”, sostuvo la allegada. Tras lo acontecido, agregaron no tener ninguna idea de lo que pudo haber generado este homicidio.

Doce días antes, en el mismo lugar donde fue hallado Rodríguez Vásquez, autoridades encontraron el cadáver de Alejandro Enrique Gutiérrez De las Salas, de 38 años.

No te vayas sin antes leer: Reportan cobro excesivo de taxistas: $10.000 por cabeza en colectivo

El  caso se registró el pasado 20 de julio cuando moradores de la zona se dirigían hacia su lugar de trabajo y se percataron que dentro de la basura había un cuerpo sin vida. Al acercase, evidenciaron que presentaba dos impactos de bala en la cabeza y el cuerpo estaba atado de manos con cuerdas de color amarillo.

Hasta el momento, no hay indicios de los móviles o si ambos casos guardarían relación.